film + music

DANIEL KLAUSER: CORTES

POR: SEBASTIAN HERRERA

La flexibilidad del sonido nos presenta paisajes (y no pasajes), pequeños cuadros que intentan retratar la sensorialidad, una traducción química, en cuanto a composición, pero natural, en su esencia. La imposibilidad se vuelve ficción y el espacio es una idea donde lo único permitido es lo que no existe.

¿Qué intenta decir? Es lo que “Cortes” exige que responda su oyente. La música interpela, para que el cuerpo refute y en el movimiento encuentre su asidero. Un disco aislado, que exige la introspección, un movimiento lisérgico que ondula e intenta hacer, de lo musical, una respuesta al cuchillo que corta y abre el advenimiento de lo que la experiencia sensorial intenta articular.

“Cortes” se abre en frecuencias de dos para dar con 8 tracks y, en cada par, une la experiencia sonora que elude a una influencia y trama. Distintos estados de la electrónica y su relación con el viaje que ampara: bajo la lengua, dentro los ojos, deslizándose por la nariz, entrando por la garganta. Cuatro entradas y salidas, para que las combinaciones digan, al modo deleuziano, su posible origen y destino. Ritmos africanos, americanos y europeos; electrónica, jazz, hip-hop; la mente, la pista, la calle; los elementos se truecan, de escena a actores, de estos a elementos y, de ellos, a las atmósferas; las piezas exigen el corte, la mezcla, el suspenso; en ese lugar halla un devenir otro, diferente, periférico, cyborg. Un viaje por la intimidad marginal del discurso, por las zonas en que el sonido alberga a la noche y no la noche al sonido: desde “By Machine”, entramos a la dialéctica de las máquinas y lo originario.

La pregunta que siempre se hace cada track es una: quién es el que traduce a quién. Quizás no hay traducción, solo mestizaje, una voz barroca -barrosa, al modo perlongheano-, en donde se busca las iridiscencias y pliegues del lenguaje. Un sonido que mezcla texturas y cruza el ambiente, bass, depp, house o experimental, para dar con el margen, el sonido bastardo, que arremete hasta llevarte -también y sobre todo- a la única trinchera posible: la pista de baile o a ese club mental del que nadie sale sin bailar.

El relato de “Cortes” es experiencial, en su forma y fondo, siempre apelando al lugar que colinda el límite, provocando, en el filo de la extrañeza y comodidad, la exigencia de hacer para que la mente siga con vida.

No Problema Tapes.

Daniel Klauser – Cortes.

Realizado: 2019.

Escúchalo en:

Soundcloud:

Spotify:

Facebook Comments

También puede gustarte...